Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Febrero de 2019
Aprendizaje automático

Detectar mentiras con inteligencia artificial

Un algoritmo de la Policía española permite identificar denuncias falsas.

También los polígrafos intentan descubrir mentiras. [ALLAN SWART, GETTY IMAGES]

El Cuerpo Nacional de Policía español acaba de incorporar a un nuevo miembro: una herramienta de inteligencia artificial llamada VeriPol. Se trata del primer sistema basado en texto que ha sido diseñado para detectar denuncias de robo falsas. Según los investigadores, funciona con una exactitud asombrosa.

Hace unos años, cuando Miguel Camacho Collados era inspector de policía en Granada, le frustraba lo muy a menudo que su equipo debía vérselas con denuncias de atraco que luego resultaban ser inventadas. «Muchos compañeros perdían tiempo investigando casos que no habían ocurrido nunca», explica Camacho, que ahora trabaja en el Ministerio del Interior.

Las personas simulan robos por varias razones: hay quienes simplemente desean no tener que decirle a la familia que han perdido algo valioso, pero otros buscan cobrar del seguro, apunta Camacho. Hasta hace poco, la única forma de desenmascararlos era que un agente experto revisase las denuncias sospechosas; sin embargo, este método no siempre funciona. Así las cosas, Camacho, que también es matemático, y otros científicos crearon un algoritmo con la intención de que identificase denuncias falsas analizando la manera en que estaban redactados los informes.

Los investigadores entrenaron a VeriPol con un total de 1122 denuncias correspondientes a casos cerrados, en los que o bien el atracador había sido condenado o bien el denunciante había confesado su mentira. Después, presentaron al algoritmo una muestra de 659 denuncias y compararon sus aciertos con los obtenidos por dos expertos humanos. VeriPol superó a ambos en un 15 y un 20 por ciento, respectivamente. Los resultados, publicados el pasado mes de junio en Knowledge-Based Systems, han permitido asimismo entender un poco mejor cómo mienten las personas a la Policía. Por ejemplo, las denuncias fraudulentas tienden a describir un determinado modus operandi (el atracador suele asaltar por detrás o llevar puesto un casco), usan frases más cortas y ofrecen poca información sobre el incidente.

VeriPol ya se está utilizando con éxito en España. Un ensayo piloto realizado en junio de 2017 en Murcia y en Málaga detectó, respectivamente, 25 y 39 falsos atracos en tan solo una semana: bastantes más que los 3 y 12 identificados durante ese mes a lo largo de los diez años previos.

William Wang, teórico de la computación de la Universidad de California en Santa Bárbara que no participó en el trabajo, cree que el éxito de VeriPol podría replicarse en otros países, sobre todo en aquellos en los que las comisarías anden cortas de personal. Camacho espera que el algoritmo pueda generalizarse pronto a otros delitos que también se simulan a menudo, como los robos en casa o el hurto de coches. Por ahora, dice, el mensaje está claro: «La gente se lo pensará dos veces antes de presentar una denuncia falsa».

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.