Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Febrero 2019Nº 509
Hace...

Historia de la ciencia

Gratuito

Hace 50, 100 y 150 años

Recopilación de noticias publicadas en Scientific American.
Por Daniel C. Schlenoff

Menear

1969
Las guerras de la evolución

«Al final de El origen del hombre y de la selección en relación al sexo (1871), Charles Darwin escribía: “La principal conclusión en la que desemboca este trabajo, a saber, que el hombre desciende de alguna forma de vida sencilla, desagradará muchísimo a no pocos, siento pensar así”. Al cabo de medio siglo, su pronóstico se cumplió del todo en EE.UU., donde muchas personas libraron la que a veces se conoce como “guerra del mono”. Fundamentalistas cristianos de varias confesiones, al creer que la evolución contradecía la Biblia, pretendieron contener la expansión del pensamiento evolucionista convirtiendo en delito su enseñanza. Hasta el 12 de noviembre del pasado año [1968] no pudo decirse que la guerra del mono había terminado, cuando el Tribunal Supremo de EE.UU. dictaminó la inconstitucionalidad de una ley que prohibía la enseñanza del evolucionismo en las escuelas e institutos públicos. La batalla más conocida de aquel conflicto ideológico tuvo lugar en 1925, cuando John Thomas Scopes fue juzgado en Dayton (Tennessee) por enseñar esa teoría.
L. Sprague de Camp.»
Hoy De Camp es más conocido como autor de ciencia ficción.

 

El motor rotativo Wankel

«El motor de combustión interna de pistones ha tenido tal éxito que nadie repara apenas en el pequeño ejército de inventores decididos a verlo remplazado por algún tipo de motor rotativo. En el motor de pistones la conversión del movimiento de vaivén lineal en movimiento rotatorio, mediante el dispositivo de bielas y cigüeñal, de por sí aprovecha poco la energía cedida por la combustión. Existen entre 30 y 40 de tales motores rotativos, todos “ideales” en mayor o menor grado (como el diseñado por Felix Wankel en 1956). Pero parece que aún persisten problemas para lograr una hermeticidad y una lubricación adecuadas, problemas que son característicos de prácticamente todos los motores rotativos.»

1919
La catástrofe de la melaza

«¿Qué hay en la melaza que provoca su explosión, en especial en invierno, cuando ese pegajoso jarabe se torna proverbialmente viscoso? Hace dos semanas estalló en Boston un gran depósito de melaza, matando a una docena de personas e hiriendo a cincuenta más, sin que se haya conseguido una explicación del desastre del todo satisfactoria. El depósito era una enorme estructura cilíndrica de 7500 metros cúbicos de capacidad. De repente, sin señal previa, la cúpula salió lanzada al aire y los costados estallaron en pedazos. Los restos se esparcieron en todas las direcciones mientras un diluvio de melaza rociaba las ruinas y las calles, ahogando a muchos de los afectados.»

La enfermedad de las alambradas

«Agradecemos al doctor A. L. Vischer, de Basilea, su pequeño folleto dedicado a los prisioneros de guerra y especialmente a lo que se conoció como “enfermedad de las alambradas”. Entre cuatro y cinco millones de hombres se han mantenido confinados en países enemigos, y muchos de ellos retornarán a sus hogares con la mente afectada. El doctor Vischer traza el cuadro de un estado mental característico de los prisioneros de guerra, del cual la mayoría son víctimas al cabo de dos o tres meses y del que pocos se escapan por completo. Considera que las causas radican en la pérdida de libertad durante un tiempo incierto en compañía próxima de muchos otros. El resultado es un ansia persistente con una total incapacidad de acción. El factor de la soledad rodeada de compañía lo ilustra con escritos procedentes de distintos campos.»

1869
Una operación peligrosa

«El Medical Report informa del éxito de la transfusión de sangre efectuada por el doctor Enrico Albanese en el hospital de Palermo. El joven de diecisiete años Giuseppe Ginazzo, de Cinisi, fue ingresado con una amplia ulceración en la pierna, lo que al fin hizo necesaria la amputación. En esa emergencia, el doctor Albanese recurrió a la transfusión de sangre como el único remedio que aún no se había probado. A tal fin, dos ayudantes del hospital se ofrecieron para que les abrieran las venas, y así, en dos diferentes intervalos, se introdujeron 220 gramos de sangre en el organismo del paciente. Tras el primero recuperó el habla y manifestó que antes no podía ver ni oír pero se sentía como si volara por el aire. Ya está recuperándose bastante bien.»

Los grupos sanguíneos A, B y 0 no se descubrieron hasta 1900-1901.

 

Puede conseguir el artículo en: