Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Curcumina, ¿una especia sanadora?

Un ingrediente del curry pudiera ser de ayuda en el mal de Alzheimer, el cáncer, y otras enfermedades.
La búsqueda de nuevos fármacos, ya esté basada en la rebusca por la farmacopea popular o en la recolección de plantas silvestres, tiene una historia profusa en claroscuros. Son muchos los compuestos de probado valor terapéutico que tuvieron su origen en árboles, matorrales, moluscos e incluso en el lodo. La aspirina procede de la corteza del sauce; las estatinas, que se utilizan para rebajar el colesterol, de un moho; la artemisina, agente antimalárico, de un matojo utilizado en la medicina tradicional china.
Pero no todo son luces. La compañía Shaman Pharmaceuticals, que logró reunir 90 millones de dólares en el decenio finisecular tras una campaña muy publicitada, concebida para hallar nuevos fármacos a partir de los conocimientos indígenas, tuvo que apuntar más bajo y dedicarse exclusivamente a vender sus productos como suplementos dietéticos. Al final, se vio obligada a cerrar sus puertas para siempre hace pocos años.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.