Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Abril 2007Nº 367

Ecología

Metano, plantas y cambio climático

El reciente, y sorprendente, descubrimiento de que las plantas producen metano no arroja dudas sobre las causas del calentamiento global. Son las actividades humanas, no los vegetales, el origen del aumento del metano y otros gases de invernadero.

Menear

¿Qué ha de hacer un científico cuando descubre algo que contradice a los libros? Tuvimos que enfrentarnos a este problema cuando nuestros experimentos demostraron en 2005 que la vegetación viva produce metano, un gas de efecto invernadero. Se daba por cierto que sólo fabrican este gas las bacterias que medran sin oxígeno (anaeróbicas). Nuestros ensayos, sin embargo, descubrieron inesperadamente que las plantas producen también metano, y no en pequeñas cantidades.

Lo primero que hicimos fue buscar posibles errores en el diseño del experimento, cualquier proceso imaginable que pudiera habernos confundido. Seguros ya de la validez de los resultados, comprendimos que habíamos encontrado algo muy especial. Pensamos entonces en sus consecuencias y en la manera de informar a los demás investigadores. Con el trabajo que nos había costado aceptar este descubrimiento, nos parecía casi imposible intentar convencer a los colegas y al público. Sobre todo, porque teníamos que explicar cómo había sido posible que tantos investigadores dedicados al metano y al estudio del cambio climático no reparasen durante décadas en una fuente de tal importancia.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados