Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Control cerebral de robots

Tal vez, algún día, quienes sufren lesiones nerviosas o parálisis lleguen a gobernar sillas de ruedas, prótesis e incluso extremidades paralizadas con sólo pensar sus movimientos.
Estaba Belle, nuestra monita nocturna, sentada en su silla especial, dentro de una cámara insonorizada de nuestro laboratorio de la Universidad Duke. Su mano derecha asía un mando, al tiempo que observaba en un panel una serie horizontal de luces. Belle sabía que si, al encenderse de pronto una luz, desplazaba el mando hacia la derecha o la izquierda, en correspondencia con la posición de la luz, un dispensador dejaría caer en su boca una gota de zumo. Le encantaba este juego. Y era muy diestra en él.
Lucía un casquete adherido a la cabeza. Debajo de él, cuatro conectores de plástico le introducían sendos haces de conductores eléctricos, más delgados que el más sutil hilo de coser, en diversas regiones de la corteza motriz, el tejido cerebral que planifica los movimientos y envía a la médula espinal las instrucciones para llevarlos a efecto. Cada uno de aquellos 100 microhílos estaba emplazado junto a una sola neurona motriz. Cuando ésta generaba una descarga eléctrica, un "potencial de acción", el microelectrodo contiguo captaba la señal eléctrica y un pequeño mazo de cables la transmitía desde el casquete de Belle hasta un sistema electrónico instalado en una mesa cercana al cubículo. Ese sistema se hallaba, a su vez, conectado a dos ordenadores, uno en la habitación contigua, el otro, a medio país de distancia de allí.

Contenidos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.