Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Marzo de 2008
Energía

Un proyecto solar

Hacia 2050 la energía solar podría acabar con la dependencia norteamericana del crudo extranjero y rebajar de forma drástica las emisiones de gases de invernadero.
Los precios de la gasolina y el gasóleo de calefacción doméstica seguirán por las nubes. Las razones son evidentes: los EE.UU. guerrean en Oriente Medio, al menos en parte, para proteger sus intereses en el petróleo; en China, India y otros países crece con rapidez la demanda de combustibles fósiles, y en el horizonte ya se vislumbran encarnizadas luchas por la energía. Mientras tanto, las plantas térmicas en las que se quema carbón, petróleo y gas natural, así como los omnipresentes vehículos, emiten a la atmósfera millones de toneladas al año de contaminantes y gases de efecto invernadero.
Cargados de buenas intenciones, los científicos, ingenieros, economistas y políticos han propuesto diversas medidas que podrían reducir ligeramente el uso de combustibles fósiles y las emisiones que desprenden. Pero no son suficientes. Se necesita un plan audaz para librarse de los combustibles fósiles. Nuestro análisis da una respuesta lógica: el viraje radical hacia la energía solar.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.