Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Aerogeneradores verticales

Al contrario que los aerogeneradores clásicos, los de eje vertical pueden funcionar con independencia de la dirección en que sople el viento.

Turbina mixta Darrieus-Savonius. En estos aerogeneradores, a las palas de tipo Darrieus se añaden dos dispositivos formados cada uno por dos cuencos semicilíndricos descentrados y enfrentados. El viento, al penetrar entre ambos, crea un par de fuerzas que hace girar el mecanismo en torno a su eje. A fin de que el viento pueda actuar con independencia de la dirección en que sople, los dos dispositivos se orientan a 90o. [BRUNO VACARO]

Hoy todos estamos acostumbrados a ver gigantescos aerogeneradores cerca de las autopistas o en las cimas de montaña. La mayoría de ellos cuentan con grandes palas que giran en torno a un eje horizontal. Sin embargo, existen también aerogeneradores de eje vertical. Estos ofrecen una interesante alternativa cuando la dirección del viento es incierta o cambiante, como suele ocurrir en los entornos urbanos.

Los aerogeneradores convierten parte de la energía cinética de este en energía eléctrica. En el modelo más extendido, el dispositivo mecánico es una hélice fija sobre un rotor horizontal, instalado en alto para aprovechar vientos más intensos y regulares. Estos dispositivos aprovechan casi el 50 por ciento de la energía cinética del viento que los atraviesa. Ese valor, cercano al óptimo teórico del 60 por ciento, es fruto del compromiso: para obtener la máxima potencia, hay que frenar el viento de forma considerable, pero no en exceso, ya que entonces el caudal de aire disminuye y, con él, también la potencia.

Los aerogeneradores de hélice llenan la mayor parte de los parques eólicos. Sin embargo, no resultan óptimos en todas las situaciones. El mantenimiento de la maquinaria, situada en lo alto, es engorroso. Además, deben estar orientados de cara al viento. Esto se consigue con ayuda de un motor, pero es preferible no cambiar su orientación muy a menudo. Por ello, en presencia de un viento variable, suele optarse por orientar los aerogeneradores de un mismo parque en diferentes direcciones, aun a costa de que los mal orientados permanezcan detenidos.

Rotores Darrieus y Savonius
Los aerogeneradores de eje vertical no presentan ese inconveniente. Los hay de dos tipos: uno de ellos fue patentado en 1927 por el ingeniero y académico francés Georges Darrieus; el otro, en 1929 por el ingeniero finés Sigurd Savonius.

El aerogenerador Savonius es el más sencillo de entender. El dispositivo impulsor lo forman dos cuencos semicilíndricos levemente desalineados. El viento empuja sobre la concavidad del primer cuenco y, luego, al seguir su trayecto, empuja al segundo antes de salir. Dado que los cuencos están desplazados, el viento siempre puede penetrar entre ellos y generar la rotación con independencia de la orientación del aerogenerador.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.