Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Diciembre 2016Nº 483
De cerca

Biología marina

Texto completo

Las gorgonias, testigos de los cambios ambientales

Estos organismos, de extraordinaria longevidad, registran en su esqueleto las condiciones químicas del océano Antártico.

Menear

Bajo las prístinas aguas del océano austral hallamos una sorprendente variedad de organismos. Hasta el día de hoy se han descrito más de 4000 especies y se cree que aún quedan por descubrir otras 1700. Una de las características que comparten muchas de ellas es su extraordinaria longevidad. Las que más viven pertenecen a grupos tan dispares como las esponjas, los equinodermos, los moluscos y las gorgonias. Estas últimas, parientes de los corales, forman densas poblaciones sobre la plataforma continental antártica y pueden alcanzar edades de centenares o más de un millar de años.

Vivir tanto tiempo es posible gracias a un metabolismo muy lento y a unas condiciones ambientales óptimas (bajas temperaturas, disponibilidad de alimento y ausencia de depredadores directos) durante largos períodos. Ambas circunstancias se combinan en los fondos marinos de la Antártida y proporcionan la estabilidad necesaria para una larga vida.

Las gorgonias, al igual que los árboles terrestres, construyen sus esqueletos mediante la secreción de bandas o anillos de crecimiento, en su caso formados en gran medida por carbonato cálcico. Durante su lento desarrollo, registran en los anillos las características químicas del agua en el momento de su formación. De esta manera, las gorgonias pueden considerarse un diario detallado de la historia natural de nuestros océanos.

El análisis isotópico y de elementos traza de los anillos no solo nos permite averiguar la edad de las colonias o su período de formación, sino también reconstruir con precisión diversos parámetros del agua marina de tiempos pasados, como la temperatura, la salinidad, la productividad o el pH, entre otros. Desde un punto de vista ecológico, el estudio de los anillos de crecimiento de las gorgonias nos informa sobre las condiciones ambientales en las que se han desarrollado estos organismos y nos ayuda a comprender hasta qué punto un cambio global del clima puede afectar el desarrollo normal de estas.

[El artículo completo (PDF) incluye un reportage fotográfico de 2 páginas sobre estas parientes de los corales.]

Puede conseguir el artículo en:

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.