Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

  • 18/10/2018 - Sordera

    ¿Restaurar la pérdida de audición?

    Experimentos realizados en ratones identifican una proteína cuya estimulación promovería la regeneración de las células sensoriales dañadas por el exceso de ruido o la edad.

  • 17/10/2018 - astronomía

    Pero ¿cómo se forman realmente los planetas?

    Como un coche que pesa el doble que el acero con que lo hicieron, los exoplanetas tienen una masa mucho mayor que el material del que surgen. Este nuevo hallazgo pone en entredicho las teorías de la formación planetaria.

  • 17/10/2018 - Comportamiento

    Por qué vivir en pareja engorda

    Los hábitos comunes que se adquieren durante la convivencia son los responsables del aumento de peso.

  • 16/10/2018 - astronomía

    Grandes penitentes de Europa

    Recuerdan a los nazarenos de una procesión, con sus ropas blancas y sus capirotes. Son unas agudas cuchillas de hielo que se juntan a cientos en neveros o campos de hielo. Y no las hay solo en la Tierra.

  • 16/10/2018 - Nutrición

    Aquello que comemos puede afectar a nuestros bisnietos

    En ratones, la sobrealimentación de los progenitores promovería la aparición de conductas de drogadicción e induciría cambios metabólicos característicos de la obesidad en sus descendientes. Los efectos se observarían a lo largo de tres generaciones.

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Diciembre 2016Nº 483
Libros

Reseña

Gratuito

Primatología

Obra de Yerkes

Menear

PRIMATES IN THE REAL WORLD
ESCAPING PRIMATE FOLKLORE AND CREATING PRIMATE SCIENCE
Georgina M. Montgomery
University of Virginia Press, 2015

Los chimpancés comparten con los humanos un 98 por ciento del material genético. Pero los humanos han creado religión, ciencia, arte, filosofía y técnica. Durante largo tiempo se pensó que tales diferencias marcaban una divisoria clara e infranqueable. ¿Lo es? ¿En qué medida?

La escena, en el Parque Nacional de Amboseli de Kenia, es, sin duda, impresionante y significativa, hasta el punto de convertirse en una imagen plástica de la evolución de la primatología hasta nuestros días: como en un camposanto, se disponen ordenadas en hilera las tumbas de 17 babuinos asesinados por masáis, que vengaron así la muerte de varias cabras a manos de los primates. Fueron los investigadores los que rindieron ese homenaje a quienes consideraban, en sentimientos y emociones, casi pares. Los hechos sucedieron en 2009.

Hasta llegar a ese punto, la ciencia de la primatología vino precedida por una larga etapa de mitos y leyendas que prendieron en el imaginario popular. Los primates han reclamado desde siempre la atención de zoólogos, naturalistas, aventureros, poetas y escritores. Edward Tyson, experto en anatomía comparada, dedicó ya en 1699 un libro a las semejanzas y diferencias entre el hombre y el orangután: Orang-outang, sive Homo sylvestris —en realidad, se trataba de un chimpancé—. Sostenía que, a diferencia de otros primates, poseía un cerebro poderoso, similar al humano, y un hígado indiviso. A finales del siglo XVIII y principios del XIX, Johann Friedrich Blumenbach y Charles White aportaron unas descripciones coloristas de la anatomía de los primates con anotaciones sobre su conducta; los machos aparecían como agresores sexuales que atacaban a las mujeres. White llegó a escribir que de tales cópulas nacía descendencia.

La publicación de la teoría de la evolución de Darwin y el debate en torno a ella pusieron el foco de atención en los primates. The origin of species, The descent of man, and selection in relation to sex y The expression of the emotions in man and animals se convirtieron en lecturas obligadas. En esa trilogía se hacía evidente la intención del autor de establecer una continuidad en el reino animal. Para Darwin, la diferencia entre primates y el hombre era de grado, no de clase.

Hacia 1920, Robert Mearns Yerkes encarriló a la primatología en la senda de la ciencia. Había que descubrir la biología básica de los primates, su reproducción, cognición y conducta social. Urgía crear métodos para observaciones prolongadas de los primates en su medio natural. Yerkes recabó la financiación y creó el marco institucional y académico requerido. En un principio, trabajó con primates en cautividad, pero los estudios en esas condiciones precarias resultaban sesgados. Solo en su hábitat podían los científicos explicar el comportamiento de los individuos y la interacción con otros miembros del grupo y con otras especies.

Yerkes se había doctorado en psicología en 1902 por Harvard, con un trabajo sobre las reacciones sensoriales y la fisiología nerviosa de las medusas. En Harvard prosiguió como docente de psicología comparada hasta 1917. En sus primeros trabajos se interesó por la capacidad sensorial de las ranas y por la herencia del comportamiento en los ratones. Escribió por entonces una Introduction to psychology, un manual para las clases. Sería la primera de una serie de valiosas aportaciones a la disciplina. Vio en los primates una extensión de su investigación sobre el comportamiento de los ratones. Y así, en 1916, ideó un laboratorio donde explorar si los primates pensaban y razonaban, para, en caso afirmativo, descubrir los procesos implicados. Diseñó un aparato de elección múltiple e ideó problemas de apilamiento de cajas, amén de numerosas técnicas para el estudio de la inteligencia de los primates. Estableció los laboratorios de Yale de biología de los primates en New Haven en 1925.

A finales de los años veinte se produjeron los dos primeros intentos de estudiar primates en la naturaleza. Harold Bingham se centró en los gorilas y Henry Nissen en los chimpancés. Pero carecían de técnicas e instrumentos adecuados, por lo que fracasaron. Fue Clarence Ray Carpenter quien, a comienzos de los treinta, desarrolló herramientas novedosas y eficaces. Estudiando primero monos de Panamá y luego gibones de la jungla de Tailandia, Carpenter puso las bases de una investigación rigurosa en la naturaleza: desde la determinación de los individuos que conformaban un grupo hasta la interpretación de relaciones sociales complejas y el reconocimiento de las comunicaciones.

Durante la Segunda Guerra Mundial, los estudios primatológicos sufrieron un parón. Duró hasta el verano de 1958, cuando la Sociedad Zoológica de Nueva York organizó una conferencia para debatir la posibilidad de una expedición de campo para el estudio de los primates africanos. Entre los asistentes, Carpenter, Stuart Altmann, John Emlen, George Schaller y Harold Coolidge. De la reunión salió la determinación de que Emlen y Schaller emprendieran un trabajo de campo de un año sobre gorilas de lo que ahora es la República Democrática del Congo. Emlen resistió medio año. Se quedó Schaller, quien computó 466 horas de observaciones y publicó datos abundantes sobre la población, ecología y conducta del gorila de las montañas. Clasificó a los gorilas de acuerdo con la edad y sexo; describió las caras de los individuos y los esbozos de las marcas de su nariz que le permitían identificarlos. En 1963 publicó The mountain gorilla: Ecology and behavior.

Siguiendo los pasos de Schaller, Diana Fossey estudió los gorilas de Virungas desde 1967 hasta su asesinato, en 1985. Fossey incorporó a la población local indígena. Conocida es la repercusión en la opinión pública de Gorillas in the mist y su alegato contra los furtivos. La inclusión de lugareños en las investigaciones de campo cumplía una importante función práctica (observación continua), al tiempo que facilitaba la comunicación entre la comunidad local y los investigadores.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados

Revistas relacionadas