Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

  • 18/10/2018 - Sordera

    ¿Restaurar la pérdida de audición?

    Experimentos realizados en ratones identifican una proteína cuya estimulación promovería la regeneración de las células sensoriales dañadas por el exceso de ruido o la edad.

  • 17/10/2018 - astronomía

    Pero ¿cómo se forman realmente los planetas?

    Como un coche que pesa el doble que el acero con que lo hicieron, los exoplanetas tienen una masa mucho mayor que el material del que surgen. Este nuevo hallazgo pone en entredicho las teorías de la formación planetaria.

  • 17/10/2018 - Comportamiento

    Por qué vivir en pareja engorda

    Los hábitos comunes que se adquieren durante la convivencia son los responsables del aumento de peso.

  • 16/10/2018 - astronomía

    Grandes penitentes de Europa

    Recuerdan a los nazarenos de una procesión, con sus ropas blancas y sus capirotes. Son unas agudas cuchillas de hielo que se juntan a cientos en neveros o campos de hielo. Y no las hay solo en la Tierra.

  • 16/10/2018 - Nutrición

    Aquello que comemos puede afectar a nuestros bisnietos

    En ratones, la sobrealimentación de los progenitores promovería la aparición de conductas de drogadicción e induciría cambios metabólicos característicos de la obesidad en sus descendientes. Los efectos se observarían a lo largo de tres generaciones.

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Diciembre 2016Nº 483
Cartas de los lectores

Gratuito

Sobre sistemas planetarios

Menear

NACIDO DEL CAOS

En «Nacido del caos» [Investigación y Ciencia, julio de 2016], Konstantin Batygin, Gregory Laughlin y Alessandro Morbidelli sostienen que nuestro sistema solar es exótico por cuanto incluye varios planetas rocosos y de poco tamaño en órbitas muy cercanas al Sol. En la mayoría de los sistemas planetarios conocidos hasta ahora, en cambio, se han observado una o más supertierras orbitando en la proximidad de la estrella.

No obstante, dado que la era del hallazgo de exoplanetas no ha hecho más que empezar, y que los métodos empleados para detectarlos hacen que resulte mucho más sencillo observar planetas de gran tamaño cerca de sus respectivas estrellas, ¿cómo podemos estar seguros de que los sistemas planetarios descubiertos hasta ahora son típicos?

Peter Farson

 

Algunos episodios del escenario propuesto por los autores para explicar la formación del sistema solar parecen violar la ley de la conservación de la energía. Puedo imaginar que un planeta se precipite hacia el centro del sistema solar por efecto de la resistencia aerodinámica. Pero ¿de dónde sacaron los gigantes gaseosos la energía necesaria para acabar en una órbita más alejada? Además, si las órbitas de Júpiter y Saturno entraron en resonancia, para que uno pudiese caer hacia el Sol, el otro tendría que haberse alejado, pero es imposible que ambos se acerquen o se distancien al mismo tiempo sin violar la ley de la conservación de la energía.

Brandon Cole
Seattle

 

RESPONDEN LOS AUTORES: Sobre la primera cuestión, es cierto que, debido a las limitaciones de nuestras técnicas observacionales actuales, hoy por hoy es imposible descubrir otros sistemas planetarios análogos al nuestro. Sin embargo, los datos indican que entre el 70 y el 80 por ciento de las estrellas que vemos tienen planetas cuyas características no coinciden con las del sistema solar. Aún no sabemos si los sistemas planetarios parecidos al nuestro representan el 20, el 1 o el 0,01 por ciento, ya que por ahora no hemos descubierto ninguno más. Pero, a la espera de una respuesta observacional, usamos modelos teóricos para intentar entender qué procesos dieron forma al sistema solar tal y como lo conocemos, y cuán genéricos pudieron ser dichos procesos. Y, por lo que sabemos, la historia de nuestro sistema solar ha estado marcada por una sucesión de eventos específicos, cada uno de los cuales se antoja poco probable. Eso nos lleva a pensar que nuestro sistema planetario es poco común, aunque no seamos capaces de cuantificar cuán exótico es.

Con respecto a la segunda pregunta, los planetas no migran hacia el interior por efecto de la resistencia aerodinámica del gas, sino por su interacción gravitatoria con el disco de gas y polvo que rodea a la estrella, a partir del cual se forman los planetas. Dado que, en la zona interior a la órbita de un planeta, el disco gira alrededor de la estrella más rápido que el planeta, este último se ve empujado hacia fuera. Al mismo tiempo, la zona exterior del disco gira más despacio que el planeta, lo que lo impulsa hacia el interior. Por tanto, el sentido de migración del objeto dependerá de la importancia relativa de los discos interior y exterior. En el caso de un planeta solitario, el disco interior se encuentra bastante vacío en comparación con el exterior, ya que el planeta bloquea parte del flujo de gas que llega desde fuera, por lo que se impone la influencia del disco más externo.

En cuanto a Júpiter y Saturno, sin embargo, el gas es transportado con eficiencia desde el disco exterior hacia el interior. Como consecuencia, este último adquiere una gran masa y tiende a empujar ambos planetas hacia fuera. La migración de Júpiter y Saturno no viola ninguna ley de conservación, ya que sus cambios quedan compensados por los que tienen lugar en el disco. Si Júpiter y Saturno se desplazan hacia fuera, el disco se mueve hacia dentro, y viceversa.

Puede conseguir el artículo en: