¿Qué es la ontología génica?

Los estudios genómicos a gran escala cuestionan la definición tradicional de gen y demandan un enfoque nuevo para la clasificación molecular de la vida.

HILLEL STEINBERG/ALAMY

Definir las partes esenciales que conforman la naturaleza es propio del estudio del mundo orgánico. Los físicos se centraron en el átomo; los biólogos moleculares hicieron del gen su unidad fundamental. Fue una elección inteligente, ya que todas las propiedades observables de cualquier organismo del planeta derivan de la acción de uno o más genes. El gen se concibió primero como la encarnación física de la teoría de la herencia de Gregor Mendel. Hacia la mitad del siglo xx, la ciencia molecular afinó la idea: los genes se convirtieron en tramos concretos de secuencia nucleotídica; cada uno daba lugar a un transcrito de ARN, que se traducía en una proteína con una función biológica tangible.

Hoy en día, la genómica de punta aporta cada mes datos de miles de productos de genes, que amplían nuestra visión. La unidad básica de la biología no está resultando ni tan uniforme ni tan precisa como se pensaba. Por consiguiente, deben adaptarse los métodos de clasificación de los genes y de sus productos. Según advirtiera Confucio, un lenguaje defectuoso engendra un significado erróneo. Pero, ¿cuál es el camino que nos conducirá hacia una mayor precisión? Antes de responder, debemos conocer cómo hemos llegado hasta aquí.

Contenidos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.