Vito Volterra

Las transformaciones de la ciencia en el siglo XX y su nueva función en la guerra, la economía y la cultura, configuraron el escenario de la actividad del matemático italiano Volterra, entusiasta defensor del valor de las matemáticas para analizar todo.
© iStockphoto / stefan klein
A finales de los años veinte del siglo pasado, en Roma, en casa del matemático Guido Castelnuovo (1865-1952) se reunía una vivaz tertulia académico-científica en la que participaba con desenvoltura el físico Enrico Fermi (1901-1954). A pesar de su juventud, Fermi había reunido, en los laboratorios de la céntrica calle Panisperna, a un grupo de discípulos que trabajaban en un proyecto sobre las interacciones en el núcleo atómico. Años más tarde, en vísperas de la Segunda Guerra Mundial, recibiría el premio Nobel por su trabajo sobre física nuclear.
A la casa de Castelnuovo acudían personalidades de la ciencia italiana que gozaban entonces de mayor reconocimiento académico que Fermi: Federico Enriques (1871-1956), experto en geometría algebraica, Tullio Levi-Civita (1873-1941), que contribuyó a sentar las bases matemáticas de la teoría de la relatividad, y el senador Vito Volterra, cuya autoridad matemática e intelectual estaba siendo puesta a dura prueba por su conflicto con el régimen fascista de Benito Mussolini.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.