Auge de las energías renovables

Las células fotovoltaicas, los aerogeneradores y los biocombustibles están a punto de convertirse en fuentes importantes de energía. Con medidas adecuadas se aceleraría ese salto.
Ningún plan de reducción sustancial de las emisiones con efecto invernadero tendrá éxito si se funda sólo en el aumento de la eficiencia energética. Dado que el crecimiento económico continúa multiplicando la demanda de energía -más carbón para dar electricidad a nuevas fábricas, más petróleo para nuevos vehículos, más gas natural para la calefacción de nuevos hogares-, las emisiones de carbono seguirán en línea ascendente a pesar de la introducción de vehículos, edificios y equipos que alcancen mayor rendimiento energético. Para oponerse a la alarmante tendencia hacia el calentamiento planetario, los EE.UU. y otros países deben adquirir un compromiso firme para el desarrollo de energías renovables que apenas generen dióxido de carbono.
Las técnicas de aprovechamiento de energías renovables conocieron una fama efímera hace unos 30 años, con los embargos de petróleo de los años setenta; pero el interés y el apoyo necesarios no tuvieron continuidad. Sin embargo, en los últimos años se están logrando progresos impresionantes en el rendimiento y precio de los paneles fotovoltaicos, los generadores eólicos y los biocombustibles (etanol y otros combustibles derivados de la masa vegetal). Se ha abierto así el camino hacia su comercialización a gran escala.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.