Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

A Marte pasando por sus lunas

Fobos y Deimos serían ideales plataformas para saltar a Marte.

Treinta años después del primer alunizaje de un Apolo el debate entre quienes se inclinan por las misiones autónomas y los que defienden las tripuladas no ha cambiado gran cosa. Pero muchos de los que trabajamos con robots hemos ido abandonando nuestra oposición a las misiones tripuladas para adoptar tesis más moderadas. En situaciones especiales enviar personas al espacio no es sólo un caro alarde, sino que puede resultar más rentable que mandar un robot. La exploración de Marte es uno de esos casos.
La ventaja de los astronautas estribaría en que explorarían Marte sobre la marcha, sin tener que esperar a recibir comunicaciones con retraso. Cuando hiciesen un hallazgo interesante ahondarían en él con nuevos experimentos. Los robots no pueden apañárselas si unos seres humanos no tiran de sus hilos. Pero, ¿dónde estarían los astronautas? La respuesta inmediata -en la superficie de Marte- no es necesariamente la más conveniente. Las lunas marcianas, Fobos y Deimos, valdrían como cabezas de puente no demasiado costosas.

Otros artículos del informe especial «Viajes tripulados a Marte»

Cómo ir a Marte

    • George Musser
    • Mark Alpert

A Marte sin escalas

    • Robert Zubrin

Autobús interplanetario

    • James Oberg
    • Buzz Aldrin

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.