Identificación de galaxias remotas

Una galaxia lejanísima no es más que un vago punto de luz en las imágenes de una sección de cielo. ¿Cómo se puede calcular a qué distancia se encuentra realmente?
Hasta la prensa de información general se hizo eco del "Gran Debate" que tuvo lugar en 1920 entre Harlow Shapley, del Observatorio de Monte Wilson, y Heber D. Curtis, del Observatorio Lick, sobre la naturaleza de las nebulosas. Shapley, victorioso, defendía que las nebulosas eran pequeñas agrupaciones de gas que formaban parte de nuestra propia galaxia; para Curtis, lejanísimos agregados de estrellas. En 1924, Edwin Hubble reivindicaba la tesis de Curtis. Entre las primeras imágenes que tomó con el telescopio de 100 pulgadas de Monte Wilson, el mayor y mejor equipado del mundo durante décadas, varias resolvían algunas de las "nebulosas" en estrellas individuales; resultaba manifiesto que eran agregados de miles de millones de estrellas, equiparables a nuestra propia galaxia.
Hubble realizó otro descubrimiento espectacular, que posibilitó definir una escala de distancias en el universo. Por una parte, utilizó criterios espectroscópicos para medir la velocidad de las galaxias. Halló que la mayoría se alejaban de la nuestra. Por otra parte, el estudio de estrellas variables, del tipo cefeida, le permitió medir las distancias que nos separan de cada una. Así comprobó que existe una relación empírica entre la distancia a una galaxia (d) y la velocidad a que se aleja de nosotros (v).

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.