Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Enero de 2018
Sistema solar

Juno sobre Júpiter

La última misión de la NASA al gigante gaseoso está permitiendo explorar con un detalle inusitado su turbulenta atmósfera.

El tempestuoso polo sur: Las latitudes altas de Júpiter están plagadas de vórtices dinámicos que cambian constantemente y se desplazan a toda velocidad alrededor del planeta. Los óvalos claros que vemos cerca del borde superior de la imagen y que recuerdan a un collar de perlas son tormentas de larga duración con varios miles de kilómetros de diámetro. [NASA/INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DEL SUROESTE/MALIN SPACE SCIENCE SYSTEMS/GERALD EICHSTÄDT/SEÁN DORAN]

En síntesis

Lanzada en 2011, la sonda Juno, de la NASA, llegó a Júpiter en julio de 2016 para estudiar la atmósfera, el campo gravitatorio y la magnetosfera del mayor planeta del sistema solar.

Uno de los rasgos principales del gigante gaseoso es su violenta dinámica atmosférica. Tempestades mayores que nuestro planeta, vórtices dinámicos y tormentas eléctricas sacuden de manera permanente su capa de nubes.

Uno de los instrumentos a bordo de la nave es la JunoCam, una cámara cuyos datos se hallan a disposición del público para que este pueda editar las imágenes y contribuir a los objetivos científicos de la misión.

Desde hace un año y medio, la sonda espacial Juno, de la NASA, orbita alrededor de Júpiter, acercándose en cada vuelta a pocos miles de kilómetros de su colorida y turbulenta capa de nubes. En esas incursiones Juno ha obtenido una infinidad de imágenes fantásticas. Ninguna nave espacial había llegado tan cerca del gigante gaseoso ni había logrado fotografiar de manera tan impactante su atmósfera, agitada por implacables tormentas. Algunas instantáneas dan la sensación de haber sido tomadas desde un avión en vuelo rasante. La cantidad de tormentas que pueden apreciarse en ellas asciende a miles.

Las imágenes de la Gran Mancha Roja, el mayor anticiclón del sistema solar, muestran detalles que habían permanecido ocultos para todos los telescopios terrestres y misiones espaciales previas. Bastante mayor que nuestro planeta, este vórtice atmosférico fue observado por vez primera hace siglos. Sin embargo, su asombrosa longevidad sigue planteando un misterio de primer orden para los planetólogos.

Las imágenes que reproducimos aquí han sido captadas con la JunoCam, una cámara muy especial por cuanto la planificación de sus observaciones y el procesado de las imágenes recaen principalmente en el público. Todas las fotografías han sido generadas por diestros editores aficionados que, con gran entusiasmo y pasión por los detalles, han procesado los datos suministrados por la NASA y las han presentado en el sitio web del instrumento: www.missionjuno.swri.edu/junocam. El peculiar aspecto de algunas de las imágenes de la JunoCam se debe a su sistema óptico, un objetivo de gran angular que abarca un enorme campo de visión. Esta lente de ojo de pez ha permitido retratar áreas inmensas de la atmósfera joviana incluso a distancias de pocos miles de kilómetros.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.