Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Octubre de 2016
Comunicación científica

Cuando la ciencia se convierte en diversión

Combinar la información con el entretenimiento, la fórmula ganadora de Muy Interesante.

Muy Interesante nació el mismo año en que la NASA lanzaba al espacio el transbordador Columbia, desde cabo Cañaveral; en el que el primer ordenador personal (el IBM PC) salía a la venta; en el que el Boeing 767 realizaba su primer vuelo; y en el que las naves Voyager 1 y Voyager 2 se acercaban más que nunca en la historia de la aventura espacial a Saturno y Júpiter.

En mayo de 1981 aparecía en los quioscos una nueva cabecera de conocimientos inclasificable para su época, pues el concepto de revista de divulgación científica popular tardaría unos años en llegar a nuestro país. En efecto, el único espejo donde podíamos mirarnos eran Investigación y Ciencia y Mundo Científico, publicaciones consideradas «de alta divulgación» y dirigidas a un publico objetivo diferente del que se asoma a nuestra revista.

Bajo el lema «entretenimiento inteligente», Muy Interesante pronto cosechó un éxito de ventas, adquirida por hombres y mujeres curiosos, ávidos de conocimiento, hiperestimulados por los avances científicos y biomédicos, y deseosos de pasar un buen rato. La revista, que se estrenó con la ilustración de un tsunami en la portada, impresa en papel cuché y cuatricromía, se convirtió así en la ventana a un mundo en constante evolución, una forma amena de explorar el modo en que la ciencia, la tecnología y la innovación están cambiando todos los aspectos de nuestras vidas, desde la cultura y la conservación del medio hasta la salud y el diseño; y en un referente de las publicaciones de divulgación científica para todos los públicos en nuestro país.

Cuando cumplió veinticinco años de su lanzamiento editorial, Muy Interesante contaba ya con casi dos millones de lectores, una difusión media de 250.000 y el privilegio de ser la revista en castellano más leída en el mundo, gracias en buena medida a las ediciones americanas. Hoy, diez años después, la crisis que afecta al periodismo tradicional ha golpeado con dureza al sector de revistas; a pesar de ello, tenemos la suerte de mantener el liderazgo en el quiosco, con una difusión de 133.351 de venta media mensual (datos de OJD) y de seguir siendo catalizadores del conocimiento y motor de la curiosidad.

A ello hay que añadir el desarrollo de la web, con más de 18 millones de páginas vistas mensuales, y nuestra presencia en las redes sociales. Con más de 7.300.000 seguidores, Muy es el medio español más seguido en Twitter, a lo que hay que sumar los más de tres millones de adeptos en Facebook. Tal y como afirma el paleontólogo Juan Luis Arsuaga, Muy Interesante es la prueba tangible de que la ciencia interesa a la población en general, en contra de quienes relegan la cultura científica a un segundo plano.

La clave de su éxito radica en mezclar la información con el entretenimiento, el buen periodismo realizado por escritores especializados (periodistas científicos y científicos periodistas) que hablan con sus lectores, una comunidad formada ya por 18 millones de usuarios, de forma directa, comprensible, fiable y divertida. Porque, como dijo el periodista británico Gilbert Keith Chesterton, «divertido no es lo contrario de serio; solo es lo contrario de aburrido».

Artículo incluido en

Comunicar la ciencia en el siglo XXI

    • VV. AA.

Catorce de las personalidades más destacadas de la comunicación científica en España reflexionan sobre la apasionante y compleja tarea de acercar la ciencia a la sociedad.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.