Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Octubre de 2016
Comunicación científica

Retos de la comunicación científica

La ciencia gana protagonismo en los medios pero sigue despertando un escaso interés entre el público español.

© SHIRONOSOV/ISTOCKPHOTO

Pocas personas y organismos pueden decir que han llegado a los cuarenta años en el excelente estado de forma en que lo hace Investigación y Ciencia. La revista, conocida por su rigor e interés, es fiel reflejo del estado dulce en el que se encuentran el periodismo y la divulgación científica en todo el mundo y, particularmente, en España. La llegada de Internet ha demostrado lo que muchos ya sospechábamos: la información de ciencia no es un gueto aislado, con capacidad de captar solo la atención de los propios científicos y otro público especializado, sino que suscita el interés de todo tipo de lectores en todo el mundo porque responde a preguntas relacionadas con la propia esencia del ser humano (¿quiénes somos?, ¿de dónde venimos?), despierta la imaginación al abordar complejas misiones a los confines del espacio y se adentra en cuestiones que, incluso, desafían el sentido común, como cuando hablamos de física cuántica.

Con todo, quedan aún cuentas pendientes por resolver. La ciencia ha transformado la sociedad, y continúa haciéndolo, y una sociedad en la que la tecnología cobra cada vez mayor importancia debe ser también una sociedad científicamente más educada. Sin embargo, el último estudio de percepción social de la ciencia de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología revela que solo el 15 por ciento de los ciudadanos españoles asegura estar interesado por estos asuntos, frente al 25 por ciento que no lo está. El mismo análisis muestra que un 30 por ciento de los españoles cree que los humanos convivieron con los dinosaurios, un 25 por ciento piensa que es el Sol el que gira alrededor de la Tierra y no al revés, y apenas el 46 por ciento sabe que los antibióticos no curan enfermedades causadas por virus, sino solo las de origen bacteriano.

La información científica en los medios de comunicación no ha parado de mejorar en los últimos años. Tenemos programas de divulgación en televisión como Órbita Laika, secciones diarias en periódicos como El País o El Mundo, plataformas especializadas como Naukas, webs de noticias diarias como la agencia SINC o Materia, la web de ciencia de El País, que dirijo, y revistas como Investigación y Ciencia. Los lectores tienen múltiples fuentes a las que acudir. Es de esperar que, en unos años, esas espantosas estadísticas que arrojan los estudios de la FECYT cambien. Sin embargo, se necesita el apoyo de las instituciones gubernamentales para que la formación en ciencia y tecnología de los españoles mejore.

Y hay todavía un último problema: el interés por la ciencia es el doble en hombres (20 por ciento) que en mujeres (10 por ciento), en todas las franjas de edad, incluso en los más jóvenes. Una brecha que ni siquiera la mejor divulgación e información científica, como la que tenemos ahora, ha sido capaz de cerrar.

Artículo incluido en

Comunicar la ciencia en el siglo XXI

    • VV. AA.

Catorce de las personalidades más destacadas de la comunicación científica en España reflexionan sobre la apasionante y compleja tarea de acercar la ciencia a la sociedad.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.