Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Diciembre 2017Nº 495
Hace...

Historia de la ciencia

Gratuito

Hace 50, 100 y 150 años

Recopilación de noticias publicadas en Scientific American.
Por Daniel C. Schlenoff

Menear

Diciembre 1967
Estrellas de rayos X

«En los cinco años desde el descubrimiento de Scorpius X-1, los cohetes de exploración han detectado unas treinta estrellas de rayos X o, al menos, fuentes de radiación X. Se ha observado también en el espacio un fondo general, difuso, de rayos X. Para estas misiones se ha lanzado alrededor de una docena de cohetes y el tiempo total de observación asciende solo a una hora (cada vuelo proporciona cinco minutos). Los medios técnicos y la instrumentación que ya están a la vista nos permitirán pronto estudiar las estrellas de rayos X con mucho más detalle. Para empezar, los instrumentos se montarán en satélites y no en cohetes de vida corta. —Ricardo Giacconi.»

Giacconi compartió el premio Nobel de física de 2002.

 

Bacterias resistentes

«Hasta hace poco, se admitía que la aparición de bacterias resistentes a los medicamentos era consecuencia de un proceso predecible: la mutación espontánea de una bacteria que le confiere resistencia a un fármaco, y la multiplicación selectiva de la cepa resistente en presencia del fármaco. Hoy se estaría produciendo un fenómeno más ominoso conocido como resistencia a los fármacos contagiosa. Se trata de un proceso por el cual los determinantes genéticos de la resistencia a varios medicamentos se transfieren juntos y de una vez de una cepa resistente a otra cepa previamente sensible a los fármacos o propensa a sus efectos, sea de la misma especie bacteriana o de otra. Desde que se descubrió en Japón, en 1959, se ha detectado en numerosos países.»

 

Diciembre 1917
Cinta para películas

«Una mota de polvo, una leve variación en una solución química, un agua poco pura, una insignificante fluctuación de la tensión eléctrica en las lámparas de impresión, una mínima subida o bajada de la temperatura, una inapreciable contracción de la cinta; todos esos factores pueden suponer la diferencia entre una imagen que se ve clara, nítida y estable en la pantalla y una película granulosa, borrosa e inestable, inapta para su uso. Ello significa que, una vez que la cinta abandona la cámara, el trabajo de los actores, el director y el operador queda por completo en manos del personal del laboratorio. Nuestra imagen en color muestra las cintas de celuloide tras su envío a la sala de secado. En esta son enrolladas sobre unos grandes tambores metálicos o de madera que se hacen girar a bastante velocidad.»

 

Diciembre 1867
Tsunami caribeño

«“Estimado señor: Con profundo pesar debo comunicarle que el vapor estadounidense Monogahela, bajo mi mando, se halla actualmente varado en la playa de la ciudad de Frederiksted, en la isla de Santa Cruz, a la que fue arrojado por el más espantoso sismo jamás visto en el lugar. La primera señal que tuvimos de él fue un violento temblor de la nave, semejante al resoplido del vapor. Este duró unos treinta segundos e, inmediatamente después, se observó que el agua se retiraba rápidamente desde la playa. Cuando el mar regresó, en forma de un muro de ocho o nueve metros de alto, nos llevó por encima de los tinglados hasta la primera calle de la ciudad. Al retroceder, aquella ola devolvió el barco hasta la playa y lo depositó casi perpendicular al borde de un arrecife de coral. Milagrosamente, solo perdimos a cuatro hombres.”

—S. B. Bissell, comodoro jefe»

El U.S.S. Monogahela, un vapor balandra de 2078 toneladas propulsado por hélice, fue reflotado a los seis meses.

 

Tranvías climatizados

«Al desplazarse uno al centro en tranvía en estas gélidas mañanas, lo desagradable de sentir los pies helados nos recuerda el plan adoptado en Francia para mantener calientes los pies de los viajeros. Ello se consigue insertando un tubo de hierro aplanado a lo largo del piso del vehículo. Cuando este sale de la cochera, el tubo se llena de agua caliente procedente de un caldero que a tal fin se mantiene a elevada temperatura. Esa agua conserva el calor, por lo general, durante unas dos horas. Nos agradaría ver el mismo plan introducido aquí [en EE.UU.]. Pero no cabe esperar que nuestras compañías de tranvías hagan nada por el confort de sus pasajeros, cuando sin molestarse por ello cosechan buenos beneficios. Muy posiblemente la idea de cargar una cantidad de agua caliente en sus vehículos para que los viajeros vayan de pie encima la percibirían como una broma divertida. Sus infelices y maltrechos caballos, con esparaván, no soportarían más carga.»

Puede conseguir el artículo en: