Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Autoinmunidad

Una reacción anómala contra el propio cuerpo es la causa de la esclerosis múltiple, la diabetes juvenil y otras enfermedades crónicas. Se vislumbran ya algunas terapias prometedoras.

El sistema inmunitario distingue entre amigos y enemigos. Por ello hace caso omiso de las moléculas del propio cuerpo y ataca a los invasores foráneos. Desgraciadamente, las armas inmunológicas se vuelven a veces contra uno mismo y provocan enfermedades graves, la muerte incluso. Las enfermedades de autoinmunidad pueden afectar a cualquier órgano, si bien algunos se ven afectados con más frecuencia que otros: la sustancia blanca del cerebro y de la espina dorsal, en la esclerosis múltiple; los revestimientos de las articulaciones, en la artritis reumatoide; las células secretoras de insulina, en la diabetes mellitus juvenil. Otras enfermedades autoinmunitarias destruyen las conexiones entre nervios y músculos (miastenia gravis), hiperproducen hormona tiroidea en la glándula tiroides (enfermedad de Graves), producen ampollas en la piel (pénfigo vulgar) o destruyen los riñones y otros órganos (lupus eritematoso sistémico).

El 5 % de los adultos de Europa y América del Norte —dos tercios de ellos mujeres— padecen una enfermedad de autoinmunidad, a menudo más de una a la vez. La población afectada podría ser mayor si, como piensan algunos, la autoinmunidad desempeña un papel secundario, aunque importante, en la ateroesclerosis, enfermedad que provoca la mitad de las muertes en el mundo occidental. No obstante, si esto es cierto, quizá se trate de una circunstancia esperanzadora, pues se progresa con gran celeridad en el estudio de las causas de la autoinmunidad.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.