Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Abril de 1998
Historia de la ciencia

Ciencia y espionaje

En una colaboración sin precedentes, científicos y funcionarios del servicio secreto norteamericano trabajan juntos para aprovechar la inmensa documentación reservada en el estudio de nuestro entorno físico y orgánico.
Cincuenta años duró la guerra fría. En el transcurso de la misma, los EE.UU. invirtieron cientos de miles de millones de dólares en proyectar, construir y poner en funcionamiento un imponente arsenal de sistemas avanzados para recoger información y cartografiar ca­racterísticas del relieve útiles desde el punto de vista militar. Decenas de satélites de reconocimiento tomaban desde el espacio millones de imágenes de la superficie terrestre, mientras los sensores infrarrojos de otros satélites detectaban lanzamientos de misiles, explosiones y otros fenómenos de consumo o liberación de energía. En el cielo, aviones diseñados al efecto sacaban fotos de reconocimiento y realizaban mediciones meteorológicas. Bajo el mar, dispositivos de sonar seguían el andar de los submarinos; desde la superficie, los barcos cartografiaban el fondo submarino con inusitada precisión.
Los incontables millones de imágenes y trillones de bytes de datos recogidos a través de semejante despliegue global descansan ahora en centros de datos, áreas de computación, archivos, fototecas y demás instalaciones dispersas por los aledaños de Washington, D.C. Y, a pesar de que algunos datos retienen valor militar o para el servicio secreto, el paso del tiempo y el hundimiento de la Unión Soviética han mermado de manera drástica la importancia de la mayoría.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.