Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Abril de 1998
Salud ambiental

Contaminación en casa

La normativa ambiental ha mejorado la calidad del aire de la calle. En el seno del hogar, nos acechan peligros que no han recibido la debida atención.
Se ha producido un crimen con arma de fuego. El asesino ha huido. La policía acude al escenario y lo rastrea de forma exhaus­tiva. Fotografía a la víctima, recoge hasta el menor indicio y busca posibles pistas, en particular huellas dactilares. Interroga a los testigos. Las balas, extraídas en la autopsia, se analizan en el laboratorio de balísti­ca. Ese es el procedimiento habitual en todas las policías del mundo para dar con el asesino.
Pero, ¿qué ocurriría si se adoptase un método distinto, que empezara por examinar todas las armas disparadas en los últimos días? Los agentes podrían aducir que entre ellas está la homicida. Y no les faltaría razón. Podrían incluso acabar por descubrir al asesino. Pero eso, tras haber invertido una enorme cantidad de energía examinando las armas de los funcionarios del orden, el ejército y hasta los cazadores de patos. En un mundo de recursos limitados, probablemente se les terminaría el tiempo y el dinero antes de rozar siquiera la solución.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.