Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Diciembre de 2010
Reportaje

El próximo observatorio espacial

La NASA se encuentra trabajando en el proyecto espacial más ambicioso de las últimas décadas, un telescopio innovador y arriesgado que promete superar los éxitos del Hubble.
Justin Fantl; Cortesia de NASA/MSFC/Emmett Givens
El espejo, un hexágono perfecto de color gris broncíneo, se sostiene verticalmente sobre una plataforma de poca altura. Consta de una losa de berilio esculpida con gran precisión, de unos cinco centímetros de grosor y más de un metro de diámetro. Mi guía, el ingeniero jefe Jay Daniel, vigila mis pasos cuando me asomo con cuidado para contemplar mi reflejo. "Es como el espejo del baño", bromea. La parte trasera, en cambio, no se parece en nada a un espejo doméstico. El bloque se halla casi hueco y convertido en un intrincado andamiaje triangular. Daniel explica que la superficie frontal apenas llega a los 2,5 milímetros de grosor. De los 250 kilos iniciales, el espejo apenas conserva 21; lo bastante ligero como para que un cohete pueda transportar dieciocho piezas al espacio exterior. Una vez allí, se ensamblarán para formar el corazón del telescopio espacial más ambicioso hasta la fecha.
El observatorio, una misión de cuatro mil millones de euros acometida por la NASA en cooperación con las agencias espaciales europea y canadiense, lleva el nombre de Telescopio Espacial James Webb (JWST, por sus siglas en inglés). Ha sido diseñado para suceder a partir de 2014 al exitoso Telescopio Espacial Hubble. Este último, que desde 1990 orbita a 570 kilómetros sobre la superficie terrestre, ha obtenido las imágenes más nítidas de las galaxias del universo lejano. El Webb también promete ofrecer asombrosas imágenes del cosmos, pero con una mirada mucho más penetrante. Diseñado para volver la vista atrás hacia el comienzo del universo, se espera que observe las explosiones de las primeras estrellas y que revele el origen de las galaxias similares a la Vía Láctea. También dirigirá su atención hacia las nubes de gas y polvo que constituyen los embriones de las estrellas y sus sistemas planetarios.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.