Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Diciembre de 2010
Física solar

Un Sol demasiado tranquilo

La actividad solar, con sus fulguraciones, eyecciones de masa coronal y otros fenómenos energéticos, aumenta y disminuye en ciclos de 11 años, pero parece que el comportamiento de nuestra estrella no es tan predecible como se creía

Cortesia del observatorio de dinamica solar y NASA

La actividad solar, con sus fulguraciones, eyecciones de masa coronal y otros fenómenos energéticos, aumenta y disminuye en ciclos de 11 años. Las manchas solares, indicadores de la actividad magnética de la superficie solar, proporcionan una prueba visual de dicho ciclo: durante los máximos de actividad podemos ver un gran número de ellas, mientras que en los mínimos desaparecen casi por completo. Pero parece que el comportamiento de nuestra estrella no es tan predecible como se creía. El último mínimo solar, a finales de 2008, sorprendió por largo y tranquilo. Si bien los registros de actividad solar con los que cuentan los astrónomos incluyen sólo unos pocos ciclos, son varias las indicaciones que apuntan a que el último mínimo fue el más profundo de entre todos los registrados.
Durante la última reunión de la Sociedad Astronómica Americana, el pasado mayo, quedó claro que la explicación del último período de calma aún sigue opaca. David Hathaway, de la NASA, halló que el flujo meridional, una corriente que se desplaza del ecuador solar hacia los polos, fue anormalmente rápido durante el último mínimo. Pero pidió cautela antes de llegar a cualquier conclusión basada en un pe-
queño número de ciclos.
Otros expertos han recurrido a datos helisismológicos; es decir, los referentes a las oscilaciones acústicas que recorren la superficie del Sol. Los mismos permiten inferir la física de las corrientes solares a miles de kilómetros bajo su superficie. De todos modos, aún es demasiado pronto para saber si dichas predicciones son robustas. Otras líneas de investigación intentan trazar los cambios en el campo magnético, asociados a la variación en el número de manchas, aunque también sin resultados concluyentes.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.