Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Noviembre de 2014
Astropartículas

¿Púlsares o materia oscura?

El experimento espacial AMS detecta un enigmático exceso de electrones y positrones en los rayos cósmicos.

El Espectrómetro Magnético Alpha (círculo amarillo) fue instalado en 2011 en la Estación Espacial Internacional (ISS) para medir desde allí la composición de los rayos cósmicos. Esta imagen de la ISS fue tomada el 31 de mayo de 2011, pocos días después de la inserción del instrumento. [NASA]

Más de cien años después del descubrimiento de los rayos cósmicos, su estudio sigue despertando un gran interés entre físicos de partículas, astrofísicos y cosmólogos. Son numerosas las preguntas que aún quedan por responder acerca de estas partículas de alta energía que llegan a la Tierra desde todas las direcciones del espacio. ¿Cuál es su misterioso origen? ¿Qué composición presentan en función de su energía? ¿Qué mecanismos las aceleran y propagan por la galaxia? ¿Tienen algunas de ellas una procedencia extragaláctica?

Una de las iniciativas más recientes y ambiciosas para estudiar la radiación cósmica ha sido la puesta en marcha del Espectrómetro Magnético Alpha (AMS), un detector de partículas que opera desde 2011 en la Estación Espacial Internacional. Producto de una colaboración entre la NASA, el CERN e instituciones de 15países, entre las que se encuentran el CIEMAT y el Instituto de Astrofísica de Canarias, su objetivo consiste en analizar la composición de los rayos cósmicos en un entorno libre de las complicaciones debidas a la atmósfera terrestre.

El pasado mes de septiembre, la colaboración AMS anunció nuevos datos sobre la fracción de electrones y positrones presentes en esta radiación. Los resultados, que aparecieron publicados en Physical Review Letters, muestran un exceso de partículas incompatible con los modelos teóricos al uso. Una de las posibilidades más interesantes es que dicho exceso se deba a la materia oscura, la misteriosa sustancia que da cuenta del 85por ciento de toda la materia existente en el universo, pero cuya naturaleza el modelo estándar de la física de partículas no logra explicar. No obstante, otros modelos también viables contemplan fuentes de naturaleza astrofísica.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.