Biología de las obsesiones y las compulsiones

Los avances en farmacología y en las técnicas de formación de imágenes para el diagnóstico de enfermedades cerebrales abogan por una base biológica de las obsesiones y compulsiones graves.

S ergei ha cumplido los 17 años. Cursaba su bachillerato con toda normalidad hasta que, hace sólo 12 meses escasos, quien parecía un adolescente más, dotado de talento e interesado por mil cosas, se tornó, de repente, casi de la noche a la mañana, una persona solitaria, retraído de la vida social por sus desequilibrios psicológicos. No podía parar de lavarse. Dominado por la idea de que estaba sucio —a pesar de la evidencia contraria de sus sentidos— comenzó a emplear más y más tiempo en lavarse a sí mismo de una suciedad imaginaria. Al principio, sus abluciones rituales se limitaban a las tardes y a los fines de semana; pudo permanecer en el colegio mientras las mantenía controladas. Muy pronto, sin embargo, empezaron a consumir todo su tiempo, obligándole a abandonar la escuela, víctima de su incapacidad de sentirse suficientemente limpio.

La enfermedad de Sergei se denomina desorden obsesivo-compulsivo, o DOC. Considerado antaño un problema muy poco frecuente, se sabe que afecta quizás al 2 por ciento de la población estadounidense. Los DOC son reacios al consejo familiar, la psicoterapia y la mayoría de los fármacos para el tratamiento de la ansiedad y la depresión. Estudios recientes llevados a cabo en el Instituto Nacional de Salud Mental con mis colegas han puesto de manifiesto que los DOC responden a ciertos medicamentos antidepresivos nuevos. La capacidad de estas medicinas para reducir el comportamiento obsesivocompulsivo difiere de su efecto sobre la depresión. Esto último nos revela que los DOC no son alteraciones del estado de ánimo, aunque sí componen un síndrome específico de origen biológico; y si bien queda mucho por avanzar en el conocimiento detallado de los DOC, estamos asistiendo al rápido desarrollo de un modelo biológico nuevo donde encuentran explicación.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.