Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Enero de 1988
Genética

Genealogía del panda gigante

¿Es el panda un oso o un mapache? ¿Pertenece a una tercera familia independiente? El análisis molecular ha abierto nuevas perspectivas en ese ya viejo problema de filiación genética.

Tímido y apacible, el panda, Ailuropoda melanoleuca, habita, nómada, los bambusales alpinos de la periferia de la meseta tibetana, en China occidental. Sus inmensas ojeras y prominentes orejas, así como su aspecto juvenil y juguetón, han hecho de él uno de los animales más conocidos y estimados. Sin embargo, bajo el punto de vista evolutivo, es también uno de los más enigmáticos. Desde hace casi 120 años, los biólogos discrepan sobre la posición taxonómica exacta que le corresponde a esa especie; unas veces la colocan, junto con los osos, en la familia Ursidae; otras en la del mapache, Procyonidae, cuando no en una familia independiente, Ailuropodidae. Mis investigaciones, y las de mis colegas del Instituto Nacional estadounidense del Cáncer y del Parque Zoológico Nacional de Washington, parecen indicar que hemos develado el misterio de la genealogía del panda.
La polémica comenzó en el año 1869, cuando Armand David —misionero y naturalista francés, afincado en China— describió el panda gigante por vez primera. David identificó el panda como una especie nueva para la ciencia y la denominó Ursus melanoleucus (oso blanco y negro). Al año siguiente, Alphonse Milne-Edwards, colega de David (y más tarde director del museo de Historia Natural de París), estudió el material óseo que le envió David y concluyó que el panda gigante tenía vínculos de parentesco más estrechos con el panda rojo, o panda menor, Ailurus fulgens (también de China), que con el oso. Se conocía ya la genealogía del panda menor, que se consideraba miembro de la familia del mapache, y Milne-Edwards juzgó que el aspecto osuno del panda gigante constituía una reminiscencia del pasado, reflejo de su descendencia de un antepasado común al oso y al mapache; lo rebautizó Ailuropoda melanoleuca.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.