Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

En busca de la teoría final

Una idea de los años sesenta podría proporcionar la clave para unificar la gravedad y la física de partículas.
Cortesia de John Stembridge y Peter mcmullen
Puede que algunas ideas que datan de hace medio siglo permitan resolver uno de los mayores misterios de la física: cómo formular una teoría única que describa la gravedad y la física de partículas. Esa es la esperanza de algunos expertos que abogan por recuperar un enfoque basado en primeros principios.
Durante el pasado mes de julio, un grupo de matemáticos y físicos se reunió en la Estación Internacional de Investigación Banff, en Alberta, para discutir un retorno a la edad de oro de la física de partículas. En la década de los sesenta, Murray Gell-Mann descubrió que las masas, cargas y otras propiedades de las partículas elementales se organizaban en patrones fijos dados por ciertas estructuras matemáticas denominadas grupos de Lie. En particular, Gell-Mann halló una correspondencia entre las propiedades de cierto grupo de partículas y el grupo de Lie SU(3). Pero su propuesta dejaba al descubierto una plaza vacante: para que la relación fuese exacta, debía existir una nueva partícula ("Omega-menos") que aún nadie había visto. Cuando, poco tiempo después, la misma fue descubierta, el acontecimiento supuso un espaldarazo a la clasificación de partículas elementales en términos de grupos de Lie.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.