Getty Images

El problema de la energía eólica es que no siempre sopla viento. Sin embargo, quizás exista una forma de garantizar vientos constantes, al menos en ciertas regiones: instalar molinos en el mar y conectarlos entre sí.
Willett Kempton, director del Centro para Energías sin Emisiones de Carbono de la Universidad de Delaware, y sus colaboradores analizaron el viento en once lugares de la costa este de EE.UU. Calcularon que, si se instalasen molinos algunos kilómetros mar adentro a lo largo de los 2500 kilómetros de costa y se conectasen entre sí, podría garantizarse un suministro eléctrico constante. Según su modelo, el viento no dejaría de generar electricidad en ningún momento. Investigaciones previas realizadas por Kempton ya habían demostrado que el potencial eólico de las inmediaciones de la costa bastaría para satisfacer las necesidades energéticas de las ciudades del litoral.
Actualmente no existen molinos instalados en ningún lugar de las aguas territoriales de EE.UU. Otra particularidad reside en la gran cantidad de cable necesario para conectar las hipotéticas centrales eólicas: el cable de alta tensión y corriente continua más largo que se ha colocado hasta el momento no supera los 580 kilómetros. Los investigadores estiman que el coste del cableado para el proyecto ascendería a 1400 millones de dólares, un quince por ciento del coste de las once hipotéticas centrales eólicas. Su análisis aparece en el número del 5 de abril de Proceedings of the National Academy of Sciences USA.

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.