Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Noviembre de 2010
Bioética

Trasplantes: entre la vida la muerte

Al contarse por millares las personas en espera de un trasplante, los médicos están reconsiderando la norma para declarar fallecido al donante. ¿Resulta ético tomar una vida y dársela a otro?

Antaño la muerte se reconocía con facilidad, según si latía o no el corazón de una persona. Esta nítida definición quedó empañada hace ya bastantes años, al lograr las técnicas médicas mantener el latido del corazón casi de modo indefinido. A pesar de haberse reflexionado durante decenios sobre las diversas situaciones de insuficiencia fisiológica grave, tan sólo se ha conseguido acrecentar la confusión. ¿En qué momento resulta ético desconectar un respirador o suprimir la alimentación nasogástrica o intravenosa? ¿En qué instante carece de objeto mantener el "soporte vital"? Y la cuestión de máxima y decisiva importancia: ¿en qué punto es lícito abrir un cuerpo humano para extraer, sea por caso, un corazón que daría nuevos alientos a otra vida?

No se trata de academicismos. Son cuestiones urgentes, que conciernen tanto a los costes del sistema sanitario —¿se han de utilizar costosos equipos en un cuerpo que, a todos los efectos, carece de vida?— como a la dignidad de la persona próxima a fallecer. En el marco del debate sobre el sistema sanitario estadounidense, la controversia generada alrededor de las "comisiones de muerte" (que supuestamente decidirían a qué parientes se deja morir) ha dado pábulo al temor, tal vez no infundado, de que se abuse de los individuos cuando más débiles se encuentren.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.