Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Mayo de 2011
Física

Demonios, entropía y la búsqueda del cero absoluto

Un experimento imaginario del siglo XIX se ha convertido en un procedimiento factible para alcanzar temperaturas extremadamente bajas.
BROWN BIRD DESIGN
Mientras usted lee estas palabras, las moléculas del aire vuelan a su alrededor a 3000 kilómetros por hora, más rápidas que una bala. Entre tanto, los átomos y las moléculas de su cuerpo se agitan, vibran y chocan entre sí. Nada en la naturaleza permanece jamás en completo reposo. Cuanto más rápido se mueve un cuerpo, más energía posee. La energía colectiva de átomos y moléculas se corresponde con lo que llamamos calor, y como tal lo percibimos.
Aunque la inmovilidad total --el estado que se corresponde con el cero absoluto de temperatura-- resulta físicamente inalcanzable, los científicos se han aproximado cada vez más a dicho límite. En tales condiciones extremas, los efectos cuánticos comienzan a manifestarse y aparecen nuevos e inusuales estados de la materia. Al enfriar átomos en estado gaseoso hasta una fracción de grado por encima del cero absoluto, se ha observado el comportamiento ondulatorio de las partículas; gracias a ello se han construido los instrumentos de medida más precisos de la historia y relojes atómicos de una exactitud sin precedentes.

Este artículo incluye

Más frío, más rápido... y más allá

    • Muga, Gonzalo
Diodos atómicos, mejores técnicas de frenado y atajos a la adiabaticidad.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.