Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Mayo de 2011
Paleontología

Trampa mortal

Los fósiles hallados en una fosa del desierto de Gobi arrojan luz sobre la vida de los dinosaurios.

ROLAND TANGLAO/WIKIMEDIA COMMONS

En síntesis

Una expedición al desierto de Gobi, en la Mongolia Interior, ha descubierto un cementerio de 90 millones de años de antigüedad, con restos fosilizados de más de una docena de dinosaurios parecidos a avestruces.

Los hallazgos realizados en ese yacimiento llevan a una conclusión singular: los fósiles de dinosaurios no se depositaron allí a lo largo de milenios, sino que todos los animales murieron al mismo tiempo.

Al estudiar esa fosa común, se ha podido desentrañar la estructura social de los dinosaurios, el modo de interacción entre individuos y la división de trabajo entre adultos y juveniles.

Nuestro equipo llevaba solo 15 días prospectando en el desierto de Gobi en la Mongolia Interior, pero ya habíamos exhumado un conjunto de fósiles muy bien conservados. «¡Otro esqueleto con un cráneo perfecto!», grité a los miembros del equipo, que se hallaban agachados sobre el suelo del yacimiento desenterrando otros esqueletos. En los años que había trabajado de paleontólogo, nunca había visto nada parecido.

A lo largo de las semanas siguientes emplearíamos cinceles, azadones y máquinas excavadoras para extraer más de una docena de ejemplares de un dinosaurio parecido al avestruz, especie que se convertiría en una de las mejor conocidas de dinosaurios. Pero la historia resultaría mucho más interesante que un simple recuento de huesos fósiles, por muy bien conservados e inalterados que se hubieran mantenido. Ese conjunto de ejemplares revelaría la manera en que esos dinosaurios se relacionaban entre sí, su estructura social y las circunstancias que rodearon su muerte horrible y prematura. Empezábamos a descubrir tan solo los primeros indicios de un accidente sucedido hace 90 millones de años. Poco imaginaba entonces que nuestro hallazgo terminaría haciendo de esa localidad la más rica en una sola especie de dinosaurio que yo haya encontrado nunca.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.