Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Febrero 2011Nº 413
Historia de la ciencia

Historia de la ciencia

Curie confidencial

Releer a la descubridora del radio y del polonio, cien años después de su segundo Nobel.

Menear

Con este artículo, dedicado a Marie Curie y la radiactividad en el Año Internacional de la Química, cuando se cumplen cien años de la concesión del premio Nobel de Química a la más célebre mujer de ciencia, inauguramos una nueva sección de Investigación y Ciencia. Con la colaboración de historiadores expertos, dedicaremos estas páginas a trabajos que arrojan nueva luz sobre el pasado de las ciencias y nos llevan a reconsiderar su situación actual.

Comenzamos con un extracto adaptado de la introducción a la primera edición en castellano de los textos biográficos de Marie Curie, publicada por el nuevo sello Campus Editorial. La edición nos brinda la oportunidad de volver sobre unos textos que han ejercido una enorme influencia, no siempre benéfica, sobre nuestra percepción de Curie: leídos durante décadas bajo los efectos del mito, habían perdido buena parte del sentido que quiso darles una mujer real. Algo parecido ocurre con la radiactividad. El radio y las sustancias radiactivas transformaron la ciencias fisicoquímicas y biomédicas, se erigieron en poderosas armas contra el cáncer, se convirtieron en los objetos de investigación más codiciados y se asentaron firmemente en el imaginario público como agentes de progreso y destrucción. Pero nada de ello era evidente hace cien años, pues los cambios propiciados por el descubrimiento de la radiactividad se insertan en un complejo proceso dilatado en el tiempo y con múltiples protagonistas —científicas como Curie, desde luego, pero también periodistas, empresarios, médicos, diplomáticos, militares y jefes de Estado—. En 2011, tras 2005 (Año Internacional de la Física), corremos una vez más el riesgo de reducir este proceso a una imagen estática tomada hace cien años. Una manera de evitarlo es prestar atención a la forma en que se generó el perfil público de Curie como mujer de ciencia y, con él, el de la radiactividad.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados

Revistas relacionadas