El problema de la detención óptima

Cuándo es necesario apostar y cuándo retirarse del juego.
MUSEO DE BELLAS ARTES, CAEN, FRANCIA/LAUROS/GIRAUDON/THE BRIDGEMAN ART LIBRARY
Toda decisión entraña un riesgo. Elegir el momento adecuado para continuar con una acción determinada o detenerla puede resultar crucial. El día en que Microsoft lance al mercado el programa Word 2020, deberá decidir cuándo da por terminado el período de perfeccionamiento del mismo. Si un huracán se desplaza hacia Florida, las autoridades han de fijar el momento en que pasarán de la alerta a la evacuación. Actuar a destiempo puede resultar catastrófico. Napoleón aprendió esa dura lección tras invadir Rusia. También en la vida cotidiana hemos de decidir una y otra vez cuándo abandonar: cuándo estacionaremos el coche, qué oferta de empleo debemos aceptar sin esperar otra mejor o en qué momento sería conveniente jubilarnos.
Los ejemplos anteriores comparten la siguiente propiedad: alguien ha de decidir acerca de un proceso que evoluciona con el tiempo y que se halla sujeto a un factor de aleatoriedad. Para tratar de maximizar beneficios o reducir costes, nos vemos forzados a optar sobre la base de los datos conocidos, pero sin saber con certeza qué nos depara el futuro. En algunos casos, casi nada se sabe sobre el porvenir; en otros, contamos con abundante información. Nadie puede predecir el futuro; sin embargo, la teoría de la probabilidad puede ayudarnos a aumentar las posibilidades de éxito.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.