Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Refrigeración respetuosa con el ambiente

Los sólidos magnetocalóricos y barocalóricos ofrecen una buena alternativa a los clásicos fluidos refrigerantes de efecto invernadero.

MISTIKAS/ISTOCKPHOTO

En la actualidad se nos hace difícil concebir una sociedad carente de sistemas eficaces de refrigeración. La vida cotidiana depende en gran medida de la posibilidad de conseguir temperaturas que estén por debajo de las ambientales. Sin embargo, procesos que hoy nos parecen naturales, como la conservación de alimentos en frigoríficos, resultaban impensables no hace tanto tiempo, ya que hasta principios del siglo XX no se desarrollaron los primeros frigoríficos domésticos.

El funcionamiento de la mayoría de los refrigeradores se basa en procesos cíclicos de compresión y expansión de un fluido que conllevan un intercambio de calor. Mediante un dispositivo de intercambiadores térmicos, el calor se absorbe del frigorífico (con el consiguiente descenso de la temperatura) y se cede luego a la atmósfera. El segundo principio de la termodinámica dicta que esta transferencia de calor no puede realizarse a coste cero, sino que precisa el consumo de cierta cantidad de energía.

Contenidos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.