Geotectónica de los Pirineos

La colisión entre las placas Ibérica y Eurasiática cerró el mar del que, hace 80 millones de años, surgieron los montes Pirineos. La cordillera actual se sostiene por una profunda raíz cortical que se adentra en el manto terrestre.
Tras largo tiempo a la deriva, Iberia se dirigió firmemente hacia el norte y comenzó el proceso de convergencia con Europa. Ocurría eso en realidad hace 80 millones de años, y del proceso surgieron los Pirineos. Lejos estaba Lepidotes ilergetis, pez osteíctio que nadaba en las plácidas aguas que durante el Cretácico cubrían la región de la actual sierra del Montsec, al norte de Lérida, de intuir que su mar había de convertirse en una escarpada cordillera montañosa, elevándose el fondo marino a más de 3000 metros en algunos sectores. Desde la geotectónica buscamos respuesta a cuestiones como por qué el antiguo brazo de mar evolucionó a una cadena de montañas y qué tipo de fuerzas y procesos actuaron en su edificación.
Desde comienzos de los años setenta se busca una explicación del origen de los Pirineos en el marco de la teoría de la tectónica de placas. Así hemos de entender la investigación de la geología regional y el empeño por hallar un modelo geodinámico global para la cadena, en el que queden reflejadas su peculiaridad singular y sus características comunes con otras cordilleras.

Contenidos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.