Control de ordenadores por señales neurales

Los impulsos eléctricos procedentes de nervios y músculos pueden dar órdenes directas a los ordenadores, auxiliando así a los que sufren limitaciones físicas.
En una película de ciencia ficción muy popular por los años cincuenta, unos exploradores espaciales llegaban desde la Tierra a un lejano planeta en el que perduraban vestigios de una civilización muy adelantada. En aquel remoto lugar todavía funcionaba un computador. Los visitantes humanos pudieron comunicarse con él por medio de aparatosas sondas craneales que transmitían directamente pensamientos y sentimientos a través de enlaces neurales.
El tema se ha repetido hasta la saciedad en otras obras futuristas. La mente humana se acopla a un ordenador y basta con un simple pensamiento para que la máquina responda, a semejanza del reconocimiento de la voz por ordenadores que hoy es práctica común. Este reconocimiento del pensamiento constituiría una última frontera del ordenador en la que éste se comportaría como una prolongación del propio sistema nervioso.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.