Los objetivos del desarrollo del milenio, un decenio después

Diez años de objetivos cumplidos demuestran que se puede erradicar la pobreza extrema.
matt collins
Los ocho Objetivos del Desarrollo del Milenio (ODM) representan, en numerosos aspectos, la cenicienta del desarrollo internacional. Pero los ciento sesenta dirigentes mundiales reunidos en septiembre de 2000 en las Naciones Unidas tuvieron la inspiración suficiente para adoptar la Declaración del Milenio, que incluía objetivos audaces en la lucha contra la pobreza, el hambre y las enfermedades (www.un.org/spanish/millenniumgoals/). En general, estas declaraciones no pasan de ser una mera oportunidad para salir en la foto. Sin embargo, los ODM han dado unos resultados esperanzadores. La próxima cumbre de septiembre puede convertir los ODM, en su décimo aniversario, en el fulcro histórico que acabe con la pobreza extrema.
Dos secretarios generales de la ONU, Kofi Annan, quien propuso estos objetivos, y Ban Ki-moon, que encabeza hoy su defensa con determinación, se han asegurado de que los objetivos encarnen el compromiso internacional para erradicar la pobreza más extrema y letal. Los esfuerzos mundiales suelen ser débiles y desorganizados, pero los ODM son tan claros, audaces, prácticos e incontestables --y cuentan con la legitimidad de la aprobación unánime de los estados miembros de la ONU-- que se han convertido en los principios organizativos de los programas de desarrollo de los países pobres, en las estrategias de asistencia de los países donantes y en las prácticas operativas de organizaciones no gubernamentales (ONG) de todo el mundo.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.