Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Mayo de 2006
Lógica

Arte y lógica de la conversación

Si se concibe como un método de cálculo, la lógica reduce el razonamiento a un proceso individual. Aplicada al juego de la conversación, en cambio, confiere al razonamiento un carácter dinámico y describe varias formas de intercambio de información.
Todos tenemos en mente inferencias cuyas conclusiones obligan a cualquiera, sea rey o menestral. En ellas suelen aparecer implicaciones, proposiciones condicionales que obedecen al esquema "Si A, entonces B". Hallamos un ejemplo de regla irrefutable en el Modus Ponens, ue se remonta a la antigüedad griega: de las premisas A y "si A entonces B", se concluye B. Esta regla lleva a otras, como el Modus Tollens: de "si A entonces B" y no-B, se concluye no-A. Esta última regla permite contradecir a un adversario que sostenga A: basta con "inventarse" una implicación en la que B sea consecuencia de A.
Estas inferencias lógicas descansan en certidumbres irrefutables. A partir de una serie de etapas lógicas evidentes se construye un bloque inexpugnable. Al razonar en nuestra vida cotidiana efectuamos a menudo cálculos proposicionales de este tipo.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.