Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Mayo de 2006
Medicina

Taenia solium: un parásito cosmopolita

La neurocisticercosis, infección del sistema nervioso central por la larva del parásito intestinal Taenia solium, es causa frecuente de convulsiones y epilepsia. Constituye un importante problema de salud en Iberoamérica, Africa y Asia.

En julio de 1991 un hombre de 39 años, aquejado de crisis convulsivas, ingresaba en el servicio de urgencias de un hospital neoyorquino. El examen por resonancia magnética puso de manifiesto dos lesiones en el tejido cerebral. Para esclarecer el origen de las mismas, se le realizaron varios análisis clínicos. Se llegó entonces a un diagnóstico inesperado: neurocisticercosis, la enfermedad neurológica humana más importante causada por un parásito. Predominante en Iberoamérica, Africa y Asia, en los Estados Unidos se consideraba una infección bastante improbable. Las últimas reticencias se disiparon con la biopsia cerebral, que confirmó el diagnóstico.

De acuerdo con la propia etimología del término, se entiende por neurocisticercosis la infección del sistema nervioso central con el cisticerco, o forma larvaria de Taenia solium. Para llevar a cabo su ciclo biológico, ese platelminto necesita dos huéspedes: el hombre y el cerdo. El gusano adulto sólo habita en el intestino humano, donde genera miles de huevos. La infección se denomina teniosis.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.