Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Mayo 2006Nº 356
Taller y laboratorio

Triboelectricidad

Generador electrostático de Kelvin

El potencial gravitatorio transformado en electricidad.

Menear

A William Thompson, Lord Kelvin, debemos uno de los generadores eléctricos más curiosos que conozco. La electricidad puede obtenerse por fenómenos muy dispares: desde el efecto fotoeléctrico hasta la deformación de un retículo cristalino. El generador de goteo de Kelvin reviste especial interés porque transforma directamente el potencial gravitatorio en una diferencia de potencial eléctrico.

Se trata de un sencillo aparato que separa las cargas eléctricas positivas y negativas existentes en el agua: las gotículas caen desde un depósito y forman dos hileras que atraviesan unos anillos metálicos para caer finalmente en dos recipientes, donde se almacenan cargas eléctricas opuestas con diferencias de potencial típicas de 10 o 15 kilovoltios.

En esta ocasión, nos proponemos construir un dispositivo básico, que el científico experimental podrá perfeccionar, poniendo a prueba su capacidad para hallar soluciones constructivas, prácticas y originales. Pese a la simplicidad de construcción, el artefacto esconde en su funcionamiento detalles nada triviales, que derivan del solapamiento de varios fenómenos.

Puede conseguir el artículo en: