Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Mayo de 2006
Genética del envejecimiento

Los genes de la longevidad

Un grupo de genes que controlan las defensas del organismo ante situaciones de estrés mejoran también el estado de salud y alargan la vida. El conocimiento de su actividad podría llevarnos a comprender las claves para prolongar la esperanza de vida.

cary wolinsky (fotografías); jen christiansen (fotocomposición)

En síntesis

Los genes que controlan la capacidad para hacer frente a las adversidades provocan cambios que, de forma temporal, dotan al individuo de recursos extra para la supervivencia.

Si se activa durante un período prolongado, esta respuesta al estrés alarga la vida y previene la enfermedad en organismos muy alejados filogenéticamente.

Quizá las sirtuinas, una familia de genes, sean las reguladoras de este mecanismo de supervivencia.

El conocimiento de su actividad, beneficiosa para la salud y la longevidad, conduciría al desarrollo de tratamientos médicos y, por fin, a una vida más larga y libre de enfermedades.

Basta fijarse en el kilometraje y el año del modelo de un coche para hacerse una idea del estado en que se encuentra. El desgaste del uso y el paso del tiempo se habrán cobrado un peaje inevitable. Lo mismo podría aplicarse al envejecimiento humano. Pero la comparación tiene su talón de Aquiles en la diferencia crucial entre las máquinas y los organismos: en los sistemas biológicos el deterioro no es inexorable, pues éstos responden al entorno y utilizan su propia energía para defenderse y autorrepararse.

Se admitía antaño que el envejecimiento constituía, además de un proceso de deterioro, la prolongación del desarrollo genéticamente controlado de un organismo. Alcanzada la madurez de un sujeto, sus "genes del envejecimiento" tomaban las riendas de su progreso hacia la muerte. Una hipótesis que ha quedado desacreditada. El envejecimiento corresponde sólo a un desgaste debido al decaimiento de los mecanismos de mantenimiento y reparación del cuerpo. La selección natural, parece lógico, no encuentra razón alguna para mantenerlos operativos, una vez que el individuo ha pasado la edad reproductora.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.