Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Julio 2014Nº 454
Apuntes

Biología

Gratuito

El cromosoma sexual masculino no se está encogiendo

Menear

El cromosoma Y es el más corto de los 46 cromosomas humanos. A pesar de su consabida función (la determinación del sexo masculino en los mamíferos) parece insignificante ante sus hermanos, especialmente ante su pareja, el cromosoma X. Hace 200 o 300 millones de años ambos presentaban unos 600 genes comunes. Hoy solo comparten 19. Semejante pérdida, señalada por algunos genetistas en 2002, indicaría que el cromosoma Y se está atrofiando. Dentro de diez millones de años se habrá extinguido, aseguraban. Otros se preguntaron si los hombres desaparecerían con él.

Pero según un nuevo estudio, el cromosoma Y ha dejado de perder genes y, de hecho, ha permanecido entero durante los últimos 25 millones de años, sostiene David Page, biólogo del Instituto de Tecnología de Massachusetts y coautor del trabajo, publicado en Nature. El equipo de Page constató que, a pesar de que Y es más corto en especies más recientes, el desgaste se frenó hace algunos millones de años.

Esa estabilidad provendría de una docena de genes sin relación con el sexo pero responsables de funciones vitales en células cardíacas, sanguíneas, pulmonares y de otros tejidos. Ocupan un puesto esencial en el centro de mando de la célula y la selección natural favorece su perpetuación, asegura Page.

Una partidaria de la hipótesis de la reducción de Y no está convencida. Jennifer Graves, genetista de la Universidad Nacional de Australia, opina que los últimos millones de años podrían representar solo una pausa. Al menos dos grupos de roedores ya se las apañan bien sin él. La nueva investigación indica, sin embargo, que conservará su talla y a duras penas encogerá.

Puede conseguir el artículo en: