Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Septiembre 1995Nº 228

Astronomía

Asteroides y cometas como amenaza para la Tierra

Estos cuerpos celestes pasan muchas veces relativamente cerca de la Tierra sin constituir ningún peligro. La humanidad se prepara, sin embargo, para someterlos a estrecha vigilancia.

Menear

La espectacular y reciente colisión del cometa P/Shoemaker-Levy 9 (la P quiere decir periódico), o más bien de sus fragmentos, con Júpiter ha llevado a las primeras páginas de todos los medios de información un fenómeno bien conocido, pero al que hasta ahora no se había prestado gran atención: los cuerpos celestes chocan a veces entre sí; en algunos casos lo hacen con gran violencia y liberando energía muy destructiva.

Se sabe desde hace mucho tiempo que los cráteres lunares son consecuencia de impactos y también se sabe evaluar la energía desarrollada en estas colisiones. Las misiones espaciales de los últimos treinta años han puesto además de manifiesto que todos los cuerpos del sistema solar que tienen una superficie sólida presentan cráteres de impacto. Ha quedado, pues, claro que la formación de estos cráteres ha sido —y es todavía— un fenómeno ubicuo en nuestro sistema planetario, de cuyas consecuencias ningún planeta, ni siquiera la Tierra, ha escapado.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados