Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Septiembre de 1995
Historia de la física

J. Robert Oppenheimer

A Oppenheimer se le recuerda sobre todo por la influencia que tuvo durante la segunda guerra mundial; pero en los años treinta hizo muchas contribuciones importantes a la física teórica.

Hace cincuenta años, el 16 de julio de 1945, poco antes del amanecer, una explosión prodigiosa incendió el cielo del desierto de Nuevo México. Entre los testigos de este acontecimiento estaban muchos de los físicos más notables de este siglo. Mientras contemplaban el ardiente resplandor, protegidos por gafas de soldador, se apoderó de ellos una idea preocupante: había empezado la era nuclear. El testigo principal, el hombre que había dirigido el proyecto de la bomba atómica desde el inicio, era J. Robert Oppenheimer.

Oppenheimer fue un individuo singular. Su agudeza intelectual, sus muchos intereses, la fragilidad de su físico y lo etéreo de su personalidad le otorgaron proporciones legendarias. Tras la segunda guerra mundial se hizo famoso por haber dirigido a los físicos que construyeron la bomba atómica en el laboratorio de Los Alamos. Su éxito como director del proyecto Manhattan le convirtió en una personalidad influyente y, durante cierto tiempo, disfrutó de la autoridad y el poder que le correspondían.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.