Leonardo Torres Quevedo

Su tarea pionera en automática, conceptual y práctica, reclama el estudio de su singular aportación inventora en múltiples campos.

El hombre, todavía, puede a la máquina. El campeón del mundo de ajedrez Gary Kasparov venció al programa de ordenador más potente diseñado para ese juego, "Pensamiento profundo", por dos a cero. Pero los especialistas se han apresurado a afirmar que se trata del canto del cisne. Antes de cinco años, se aventura, el ordenador se alzará con la victoria. Muy pocos saben que el primer diseño de una máquina que jugaba al ajedrez fue de un español: Leonardo Torres Quevedo.

Nació en la aldea de Santa Cruz de Iguña, municipio de Molledo, en la actual región de Cantabria, el 28 de diciembre de 1852. Fueron sus padres Luis Torres Vildósola y Urquijo, ingeniero de caminos de origen vasco y andaluz, y Valentina Quevedo de la Maza, de neta ascendencia montañesa. Comenzó sus estudios de formación secundaria en Bilbao y los completó en París. En 1870 se instala con su familia en Madrid y, al año siguiente, ingresa en la Escuela Oficial del Cuerpo de Ingenieros de Caminos, cuyos estudios termina en 1876. Ejerce durante unos meses la profesión en trabajos ferroviarios, pero renuncia a ella, según testimonio personal, "para dedicarse a pensar en sus cosas", y realiza un viaje por Europa, para volver muy pronto al valle de Iguña, donde contrae matrimonio en 1885 con Luz Polanco Navarro. En 1889 se traslada definitivamente a Madrid y su biografía se identifica, a partir de entonces, con su obra inventora. Muere en Madrid el 18 de diciembre de 1936.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.