Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Noviembre de 2005
Sociología

¿Podrá erradicarse la pobreza extrema?

La economía de mercado y la globalización están sacando del abismo de la pobreza a gran parte de la humanidad. Sin embargo, quedan todavía más de mil millones de personas sumidas en la más absoluta indigencia.
El hambre, la mortalidad infantil, las epidemias y un sinfín de otras amenazas han constituido un terrible azote para el género humano a lo largo de su historia. Este triste sino comenzó a cambiar con la revolución industrial, allá por 1750, cuando las innovaciones técnicas derivadas de los descubrimientos científicos fueron salvando de la extrema miseria a una proporción cada vez mayor de la población mundial.
Dos siglos y medio después, más de 5000 de los 6500 millones de habitantes del planeta cuentan con los medios para hacer frente a sus necesidades básicas; han salido de las precarias condiciones que antaño regían la vida cotidiana. Sin embargo, una de cada seis personas lucha día tras día por conseguir alguno de esos bienes elementales, si no todos: alimentación adecuada, agua potable, vivienda digna y acceso a una atención sanitaria mínima. Con menos de 1 dólar al día pugnan por subsistir, al margen de los sistemas públicos de sanidad, educación e infraestructuras. Más de 20.000 personas mueren a diario en la miseria más espantosa, faltos de comida, agua potable, medicinas u otras necesidades básicas.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.