Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Julio de 2000
Historia de la metalurgia

La plata del Perú

Entre 1590 y 1600 Potosí produjo más del 40 por ciento de la plata mundial. Una red de lagunas y de abastecimiento de agua, construida por los españoles, proporcionó la energía hidráulica necesaria para el tratamiento de los minerales argénteos.
Perú fue El Dorado, el país legendario que buscaban los conquistadores. Allí los colonizadores amasaban una fortuna en pocas semanas. Al comienzo de la explotación del yacimiento de Potosí, en 1545, los filones de plata pura afloraban en la cima del Cerro Rico, la montaña de plata, y los nobles españoles sólo tenían que agacharse para enriquecerse en este emporio argentífero. Evidentemente, dejaban para los indios el trabajo de explotación, transporte del mineral, su beneficio y fundición.
En menos de 30 años, el pequeño asiento minero de Potosí se transformó en una ciudad riquísima de 120.000 habitantes. La población aumentó hasta 160.000 entre 1611 y 1650. Era entonces la mayor ciudad de las Américas, que rivalizaba en tamaño y opulencia con las capitales europeas. La producción de plata llegó a las 200 toneladas en 1593; la moneda de plata española acuñada en el lugar fue durante dos siglos el equivalente del dólar norteamericano actual en las transacciones comerciales de Occidente.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.