Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Febrero de 1987
Microbiología

El primer retrovirus humano

Esta es la primera entrega de una serie de dos sobre retrovirus humanos. En 1978 se identificó el primero, que produce una leucemia poco frecuente. Ese descubrimiento propiciaría la identificación del virus que causa el SIDA.

En la naturaleza, lo habitual es que la información genética fluya del ADN, donde reside, a las proteínas, las moléculas funcionales de la célula, pasando por el ARN, que sirve de intermediario. Durante muchos años se creyó que ese flujo de información genética era unidireccional, hasta tal punto que dicho supuesto constituía el llamado «dogma central» de la biología molecular. Sin embargo, hace algún tiempo el descubrimiento de un grupo de organismos capaces de invertir el sentido del flujo conmovió los cimientos del dogma central. Se trata de los retrovirus, cuyo material genético es ARN. Poseen además una enzima, la retrotranscriptasa, que utiliza el ARN vírico de molde para fabricar una copia en ADN. Este se integra en los cromosomas de la célula hospedadora y sirve de base para la replicación del virus.

El descubrimiento de la retrotranscriptasa causó un verdadero impacto; vino a esclarecer procesos biológicos fundamentales y, a la vez, permitió conocer el mecanismo patogénico de los retrovirus. Se sabía que esos virus producían cáncer en los animales, sobre todo leucemias, que son tumores originados en los glóbulos blancos. Resultaba lógico, por tanto, buscar virus que ejercieran un efecto similar en el hombre. Empero, las dificultades, tanto teóricas como técnicas, eran tales que hasta 1978, casi una década después de descubrirse la retrotranscriptasa, no conseguimos, mis colegas y yo, aislar el primer retrovirus humano.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.