Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Junio 1997Nº 249

Cosmología

Actividad magmática en los asteroides

Los meteoritos ígneos dan fe de episodios magmáticos ocurridos en los asteroides hace más de 4500 millones de años y aportan una valiosa información sobre el origen y la evolución del sistema solar.

Menear

De las más de diez mil toneladas de material extraterrestre que caen anualmente en nuestro planeta, sólo una pequeña fracción logra atravesar la atmósfera sin reducirse a polvo. Hablamos de los meteoritos.
Desde hace unos cuarenta años, el estudio de los meteoritos ha venido proporcionando el grueso de la información de que hoy disponemos sobre el origen y evolución del sistema solar, la Tierra incluida. Por eso, estas rocas, formadas hace unos 4600 millones de años, merecen que se les reconozca como verdaderas joyas científicas, cuyo valor aumenta conforme el advenimiento de nuevas técnicas de investigación posibilitan un estudio más detenido. Se cree que el sistema solar nació del colapso gravitatorio de una nube de gas y polvo interestelares, la nebulosa solar, hace más de 4600 millones de años. Durante el proceso de contracción, se formó un primitivo Sol en el centro de la nebulosa y, gracias al movimiento de rotación de la misma, un disco de materia en el plano ecuatorial a partir del cual surgieron pequeños aglomerados sólidos, o planetésimos, por acreción gravitatoria. La subsiguiente evolución de los planetésimos resultó en la formación de los planetas y demás cuerpos actuales del sis­tema solar.

Puede conseguir el artículo en: